El árbol más viejo del planeta tiene 9500 años. Ha sido descubierto en Suecia y llamado “Old Tjikko”. Fue descubierto por el profesor Leif Kullman en 2004, que le puso el nombre en honor a su Husky, y su edad ha sido determinada mediante la prueba del carbono 14.

Este árbol ha sido testigo de casi 10 milenios de historia, y ha pasado por todo tipo de visicitudes, cambios climáticos y otros problemas, pero los ha soportado todos y aún está ahí, en pie, en mitad de un precioso paisaje sueco.

Una de esas grandiosas muestras de la naturaleza que nos ponen a nosotros mismos en perspectiva.

La clave de la longevidad de este árbol es un complejo sistema de autoclonado, pues su tronco no puede vivir más de 600 años, pero, cuando una parte de la corteza nueva muere, otra nueva emerge, permitiendo su regeneración.

Fuente: BoredPanda