La arquitectura siempre ha sido una rama muy importante en la vida del ser humano, por su parte funcional y también por su faceta artística. La historia del ser humano y del arte puede explicarse a través de la evolución de la arquitectura y sin duda, aún hoy sigue sorprendiéndonos.

La integración de la tecnología en la arquitectura y el diseño ha sido fundamental para muchas de las construcciones nuevas, que cada vez buscan más la funcionalidad, además de la estética. Y hoy queremos mostraros un claro ejemplo de ello: el Millenium Bridge.

Se trata de un puente ubicado en Inglaterra, que une Newcastle con Gateshead atravesando el río Tyne. Es un puente peatonal que a priori nos llama la atención por su diseño, curvo. Esto nos puede parecer ridículo, ya que obliga a los peatones a recorrer una distancia mayor para atravesar el río que si fuera recto, pero en realidad tiene una explicación de lo más curiosa.

Y es que el Millenium Bridge es el primer y único puente del mundo capaz de girar sobre sí mismo para dejar que los barcos, de hasta 25 metros de altura, puedan pasar por debajo.

Está diseñado por el equipo Wilkinson Eyre, y ya han conseguido muchos reconocimientos y galardones por su trabajo de ingeniería y arquitectura. Por nuestra parte, te dejamos el vídeo para que veas por ti mismo el espectáculo del puente cada vez que rota sobre sí mismo, algo verdaderamente sorprendente.

Fuente: LaVozdelMuro, Edmond Siu