Muchas veces parece que salirnos de lo comúnmente establecido se traduce a locura, y en realidad quizás la locura es dejar de hacer lo que nos gusta por seguir las pautas comúnmente establecidas.

Tener una casa en un lugar es algo fundamental, ya sea un piso, una casa, o incluso una sola habitación. Todos tenemos que vivir en un lugar fijo y tener un trabajo estable. Sin embargo, eso no siempre es lo mejor para todo el mundo y desde luego buscar otro camino es, cuanto menos, valiente.

Hoy hemos conocido a una pareja que nos ha gustado precisamente por eso, ellos son Nikki y Adam, de Reino Unido, y hace un año decidieron comprarse una furgoneta para convertirla en su hogar y así poder viajar por todo el mundo. Decidieron esto porque todos sus ahorros se los estaban gastando en un alquiler, algo que no les compensaba y desde luego no les hacía felices.

Fue entonces cuando decidieron invertir 3.500 libras en comprar una vieja furgoneta para después restaurarla con sus propias manos. Ahora, que ya está todo terminado, comienza una nueva vida.

No te pierdas detalle del interior de esta nueva casa rodante y la historia de esta pareja de valientes en este vídeo. ¿Te gustaría tener una experiencia así?

Fuente: boredomtherapy, SWNS TV