La bicicleta se ha convertido en uno de los medios de transporte más utilizado. A nosotros nos encanta, no sólo porque le ahorra contaminación al planeta, también es cómodo, barato, seguro y muy fácil de utilizar. No sólo se utiliza en las pequeñas ciudades, las grandes capitales cada vez están más concienciadas de tener la infraestructura necesaria para que la bicicleta sea un medio de transporte más en el día a día.

La bicicleta nos encanta, sí, hasta que llegamos a nuestro pequeño apartamento y nos damos cuenta de que no tenemos dónde ponerla sin que estorbe. Y es que a no ser que tengamos una habitación de sobra, o mucho espacio en el salón, la bicicleta siempre va a estar en medio estorbando.

Hoy queremos darte la solución para ello, un pequeño proyecto DIY -hazlo tú mismo- fácil de conseguir y que nos permitirá tener la bicicleta en un lugar más alto, resistente y seguro. Lo haremos utilizando varias láminas de madera contrachapada y mucha creatividad, ¡atento!

Haremos un molde a medida para la bicicleta, así que lo primero que haremos será tomar las medidas, sobre todo de la barra, que va del sillín hasta el manillar

Dibujamos el molde en una lámina de madera y lo cortamos con cuidado

Repetimos el proceso con varias láminas de madera hasta que tengamos un grosor de unos 24 centímetros

En una de las láminas, dibujamos un triángulo interior dejando unos 5 centímetros de margen

Recortamos el interior y lo desechamos. Ponemos cola para madera y repetimos el proceso con el resto de láminas que habremos cortado de la misma manera

En este punto tenemos que tener algo así:

Para conseguir una superficie uniforme, ponemos un poco de reparador de madera, de modo que no quede ninguna grieta. Una vez esté seca la pasta, la lijamos con cuidado

Atornilla unos soportes, ¡y listo!

Es hasta un elemento decorativo más

No te pierdas este vídeo para ver el procedimiento completo

Fuente: Nifty