Cambiando pequeños detalles se pueden conseguir grandes diferencias. Sobre todo si pensamos como Phil Weicker y Duncan Forrester. Juntos idearon transformar un coche antiguo en un jacuzzi de lujo. Puede parecer una locura, o un imposible. Sin embargo es tan real como posible. Aunque todo sea dicho, este no fue su primer intento sino el segundo. La primera vez que se pusieron manos a la obra lo hicieron con un Chevy Malibu de 1982, pero no funcionó, fue un desastre. La segunda vez se arriesgaron con un Cadillac del 69.

Puede parecer sencillo viendo las fotos y el resultado, pero este par de genios tardo nada más y nada menos que 7 años en conseguir lo que se proponían. No es para menos, porque desde  luego la tarea que se traían entre manos no era moco de pavo.

Lo primero es prepararlo todo y empezar a destripar el coche sin sentimientos ni remordimientos

coche-en-jacuzzi2

Pieza a pieza se va consiguiendo “limpiar” el coche

coche-en-jacuzzi4

Cables, metal y asientos: todo fuera

coche-en-jacuzzi8

Empieza la fase del revestimiento, luego habrá que pintar

coche-en-jacuzzi3

Ya está pintado

coche-en-jacuzzi5

Se cierra todo

coche-en-jacuzzi7

Y se le pone la típica estructura de piscinas y jacuzzis

coche-en-jacuzzi6

Alucina

coche-en-jacuzzi9

El resultado es de película, todo un producto de lujo

coche-en-jacuzzi1

Fuente: Boredom Therapy