El castillo de Buchanan, en la región de Highlands, Escocia, conoció su esplendor a principios del siglo XX. Pero más de 100 años después, es una estructura semiderruída y casi engullida por la naturaleza, lo que la convierte en un lugar fascinante para visitar, aunque sea a través de fotografías o videos como el que os traemos hoy.

Eirigido por James Graham en 1852, fue hogar de su familia durante 20 años, hasta que lo vendió para edificar un hotel en otro lugar.

Tanto tiempo después, y al quedar abandonado, la naturaleza parece haberlo reclamado hasta casi engullirlo y convertirlo en un paraje fascinante al que dan ganas de ir, aunque quizás no de noche. Las espectaculares fotos dan prueba de ello.

Además, podéis ver este espectacular recorrido en video en el que observaréis con detalle desde el techo hasta las más recónditas habitaciones.

Fuente: Idealista