El eterno dilema de todo baño, ¿ducha o bañera? Hay quien por razones prácticas lo tiene claro. Las duchas son más funcionales para las personas mayores o para quienes tienen algún problema de movilidad, pero para el resto la duda permanece.

Aunque luego solo lo hagamos una vez al año, la posibilidad de darse un baño de espuma es realmente tentadora. Sin embargo, por muchas vueltas que le demos, la realidad es que los platos de ducha tienen muchas más ventajas prácticas y medioambientales.

Hoy vamos a hablaros de algunas de ellas y, de paso, os enseñamos 8 diseños de duchas que harán que os olvidéis de las viejas bañeras.

No te quitan tiempo

Una ducha, por definición, debe ser rápida. Está bien quedarse un ratito bajo el chorro de agua, pero en realidad este concepto de baño te invita a salir en cuanto has acabado.

Ahorras agua y, por tanto dinero

Enfócalo como quieras: ahorras agua y cuidas el planeta o ahorras agua y tu factura es menor. Lo mejor es que tengas en cuenta las dos cosas y te sientas como un genio por haber dejado atrás aquel arcaico invento que es la bañera.

Gastas menos energía

Al utilizar menos cantidad de agua que durante un baño, se necesita menos gas/electricidad para calentarla, así que aquí tienes otra fuente de ahorro.

Son más seguras

Olvídate de levantar las piernas para entrar y salir, de tener que usar agarraderas (que nunca sobran) o de esas horribles alfombrillas antideslizantes. Los platos de ducha tienen acceso directo y hoy en día hay tantos materiales para el suelo que resbalarse es casi imposible. Además, para personas con problemas de movilidad son mucho más accesibles y permiten, por ejemplo, colocar una silla dentro para facilitar el baño y dar autonomía.

También puedes relajarte en la ducha

Renuncias a estar tumbado, eso es cierto, pero hoy en día hay tantas opciones en el mercado que el hidromasaje no tiene por qué ser exclusivo de las bañeras. Columnas, chorros laterales, combinación de temperatura, las duchas de hoy en día pueden acabar con la tensión de tu cuerpo con la misma facilidad que una bañera clásica.

Ahorran espacio

La bañera es un trasto. Un plato de ducha es mucho más fácil de colocar y adaptar al espacio de un baño, sea pequeño o grande. Como ni siquiera es necesario comprar la estructura sino que se puede hacer de obra, puedes adaptarla a la forma que necesites y hacerla tan grande como quepa.

Hay mucho más donde elegir

No es que no haya gran variedad de diseños en bañeras, pero lo cierto es que las duchas ganan por goleada. Al no tener que usar un plato como tal y poder usar el suelo del baño como superficie, hay tantas posibilidades como puedas imaginar. Lo mismo ocurre con las paredes o mamparas, eres tú quien decide cómo preservar tu intimidad.

Son más fáciles de limpiar

Su accesibilidad las hace más cómodas para la limpieza y eso se traduce en un mayor mantenimiento. La ducha durará mucho más porque la cuidarás sin esfuerzo.

Fuente: Habitssimo

Summary
8 ventajas de un plato de ducha
Article Name
8 ventajas de un plato de ducha
Description
Son más funcionales y ecológicas, pero tienen muchas más ventajas. Descubre estos 8 motivos para cambiar tu bañera por un plato de ducha.
Author
Publisher Name
Casas Increíbles
Publisher Logo