La mayoría de las personas descuida bastante su seguridad en Internet. Ya sea en el ordenador o en el móvil, normalmente no miramos por nuestra privacidad ni nos preocupa demasiado lo que queda expuesto o lo que no. Sin embargo, muchas veces este desconocimiento o despreocupación ha hecho que se den casos de “robos” de información privada que queda expuesta a cualquiera con una actuación más que simple para un hacker.

En general, la mayoría de las aplicaciones, redes sociales y páginas web que usamos reúnen suficientes datos sobre nosotros como para jugarnos una mala pasada. Correo electrónico, contraseñas, fotos o incluso información privada que puede perjudicar ya no solo nuestra privacidad, sino nuestra seguridad también.

En esta línea, Edward Snowden, ex empleado de la CIA, nos ofrece nueve útiles consejos para que podamos enviar todo tipo de información a quien queramos, visitar las páginas que deseemos o guardar en nuestro móvil los archivos que nos venga en gana sin estar preocupados por nada.

1. Busca el símbolo del candado en las páginas que sueles visitar

seguridad-internet

Quizá no nos hayamos dado cuenta pero en muchas de las páginas por las que navegamos aparece un candado como indicador de seguridad. Es justamente esa la señal que nos advierte de estar navegando en páginas con conexión encriptada. Suelen ser las que empiezan con “https” las que dificultarán que los hackers roben tus archivos o fotos, o que entren a tu correo, por ejemplo.

2. Envía correos electrónicos con información privilegiada utilizando un encriptador

consejos-internet

Si usas el correo electrónico en el trabajo o compartes fotos privadas o comprometidas con terceros, corres el riesgo de que acaben en las manos equivocadas. Para evitarlo, instala un encriptor para tu navegador, de este modo la información que mandes solo podrá ser vista por quién conoce ese código.

3. Utiliza aplicaciones de mensajería instantánea que encripte automáticamente la información

seguridad-internet-01

Hay algunas aplicaciones y servicios de mensajería que ya incluyen una protección para los mensajes que enviemos. Messenger o WhatsApp por ejemplo, emplea un encriptador automático para toda la correspondencia. Es recomendable usar este tipo de aplicaciones, porque si alguien intercepta tus mensajes, sólo verá un conjunto de símbolos encriptados.

Aunque has de tener en cuenta que esto no te protegerá de la curiosidad de la empresa misma (WhatsApp, Messenger, etc.) pues por lo general, todas las empresas tienen claves que permiten leer toda la correspondencia.

4. ¿Cuánto de seguras son las nubes?

consejos-internet2

Almacenar datos en las nubes tampoco es del todo seguro. Google Drive, Dropbox, OneDrive, iCloud, todos ellos son vulnerables ante los delincuentes que pueden hackear la contraseña o aprovechar la vulnerabilidad del sistema. Para mantener tus datos en secreto, usa un programa que los encripte. Existen determinados tipos de software que crean en el ordenador una carpeta donde se encriptan automáticamente y se envían a la nube. Boxcryptor, es uno de ellos, y además gratuito.

5. Protege tu teléfono móvil y su contenido

consejos-internet4

Puede ser más que recomendable encriptar USB, móviles y otras cosas que podamos perder, sobre todo porque es donde almacenamos todo tipo de información. Con recurrir a sencillos programas de encripción disponibles en Internet estaremos ya protegiendo nuestra privacidad. Por lo general, este tipo de software funciona sin que te des cuenta, es decir, encriptan y desencriptan los archivos automáticamente. En caso de que un dispositivo encriptado llegue a terminar en manos inadecuadas, no podrá extraer nada de ahí. Para encriptar por completo los smartphone y las tabletas es mejor usar las opciones integradas al sistema operativo. En los dispositivos Android entra en “Ajustes- Seguridad”; y en iOS en “Ajustes- Contraseña”.

6. La importancia de la contraseña

consejos-internet7

A la hora de elegir una contraseña, es  mejor su inventamos contraseñas complicadas. Pues de lo contrario, palabras sencillas, secuencias de números, fechas de nacimiento, nombres propios o nombres de mascotas suelen ser las contraseñas más inseguras. Una buena contraseña debe contener letras mayúsculas, números y símbolos. También es importante inventar contraseñas diferentes para páginas, correos y redes sociales. De lo contrario, al hackear tu cuenta, la contraseña puede ser usada por los maleantes en otras fuentes también.

Fuente: genialguru