La mantequilla es el complemento ideal para una tostada de pan. Hay quien le añade mermelada, azúcar o incluso cacao, y quien lo come para desayunar o como almuerzo. Da igual, la mantequilla se conoce en el mundo entero y cada uno la consume como quiere. Ahora bien, su textura es fundamental para que sea fácil de untar y el platillo nos resulte delicioso.

La mantequilla es la parte grasa que se obtiene del proceso de batido y amasado de la leche. Aunque ha generado siempre mucho debate sobre lo poco saludable que puede ser la mantequilla para el consumo diario, lo cierto es que las principales fábricas han reducido la proporción de ácidos grasos trans, que es lo realmente perjudicial.

Pues bien, nosotros hoy te queremos enseñar cuatro recetas tan originales que no te quedará más remedio que probarlas todas. Te proponemos cuatro deliciosas alternativas a la mantequilla añadiéndole algo de sabor con especias u otros alimentos.

De esta manera puedes cocinar los productos añadiéndole un sabor muy característico o incluso disfrutar de una tostada de pan aderezada ya al gusto. Las consumas como las consumas, ¡estas recetas te van a encantar!

1. Mantequilla de aguacate. Original y fresco

Ingredientes necesarios:

– 170 gr. de aguacate maduro (más o menos dos aguacates pequeños)
– 1 cucharada de jugo de limón
– 4 cucharadas de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
– 1 diente de ajo picado
– 1 cucharada de cilantro fresco picado
– 2 cucharadas de comino molido
– Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Paso 1: Pela y deshuesa los aguacates y saca toda la pulpa y ponerla, junto al resto de ingredientes en un procesador de alimentos. Bátelo todo hasta que se consiga una pasta homogénea.

Paso 2: Extiende una hoja de papel vegetal (que se utiliza para el horno) en una superficie plana y vierte la mezcla anterior sobre él y enrolla para que quede compacto, como un rulo de queso de cabra.

Paso 3: Mételo en la nevera durante 3 o 4 horas antes de consumir y ten en cuenta de que aguanta unos 3 días en la nevera o una semana en el congelador.

2. Mantequilla de anchoas.

Ingredientes necesarios:

– 230 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
– 8 anchoas en aceite

Preparación:

Paso 1: Escurre las anchoas y después tritúralas hasta obtener una pasta.

Paso 2: Añade la mantequilla y procésalo todo hasta que los ingredientes se unifiquen.

Paso 3: Verter la mezcla sobre un papel vegetal y refrigerar durante 3 o 4 horas antes de consumir.

3. Mantequilla de lima y jalapeños. Para los amantes del picante

Ingredientes necesarios:

– 230 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
– 110 gr. de queso crema bajo en grasa a temperatura ambiente
– 1/4 cucharada de ajo picado finamente
– La ralladura de una lima grande
– 2 cucharaditas de jugo de limón
– 2 cucharadas de jalapeños picados finamente
– 2 cucharadas de cilantro fresco picado

Preparación:

Paso 1: Bate la mantequilla y el queso crema hasta tener una mezcla esponjosa.

Paso 2: Añade el resto de ingredientes y bate bien para que quede todo se integre bien.

Paso 3: Vierte el resultado en un recipiente de vidrio y déjalo enfriar un par de horas antes de consumir.

4. Mantequilla de fresa. El toque dulce que nunca viene mal

Ingredientes necesarios:

– 1 taza de fresas
– 1 barra de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
– 2 cucharadas de azúcar glas

Preparación:

Paso 1: En un bol, y con la ayuda de un tenedor o cuchara, aplasta las fresas.

Paso 2: Añade al procesador la mantequilla y bátela hasta que quede esponjosa. Entonces, a velocidad baja, añade las fresas machacadas y el azúcar. Bate hasta que todo se mezcle bien.

Paso 3: Servir de manera inmediata.

Fuente: Mashed