Los cambios de estación no sólo implican hacer cambio de armario, afrontar alergias o buscarnos una escapada a la playa. Los cambios de estación nos hacen ver el mundo de manera diferente, transformando nuestros paisajes preferidos en otros aún más bellos, si cabe.

Los que vivimos en el hemisferio norte ya le estamos dando la bienvenida al invierno, la estación con la que finalizamos el año y comenzamos uno nuevo. Es sin duda la estación favorita de muchos, sobre todo para los amantes de los abrigos gordos y las botas altas. Pero lo cierto es que, además de la temperatura, el invierno puede ser realmente bonito cuando nos regala un poco de nieve.

Un mismo paisaje puede cambiar radicalmente del verano al invierno y hoy queremos comprobarlo dando una vuelta al mundo y conociendo la transformación de 20 lugares en verano y en invierno. ¿Viajas con nosotros?

1. El faro de San José, Michigan, Estados Unidos

2. Hamnøy, Noruega

3. Lago Bled, Eslovenia

4. Pueblo Shirakawa-go, Japón

5. Lago Wanaka, Nueva Zelanda

6. Parque Nacional de Yosemite, California, Estados Unidos

7. Templo Natadera, Komatsu, Japón

8. Conservatory Garden de Central Park, Nueva York, Estados Unidos

9. Viaducto Landwasser, Suiza

10. Vilnius, Lituania

11. Johannapark, Leipzig, Alemania

12. Piscina Kirkjufell, Islandia

13. Montaña Radhost, República Checa

14. Reine, Noruega

15. Pueblo Hallstatt, Austria

16. Gasadalur, Islas Feroe

17. Central Park, Nueva York, Estados Unidos

18. Lagos del Parque Nacional Plitvice, Croacia

19. Puente del Cañón Bryce, Utah, Estados Unidos

20. El Castillo de Neuschwanstein

Fuente: Boredpanda