A diario vamos al supermercado y elegimos un producto en concreto entre muchas ofertas. Y lo cierto es que nuestra decisión no sólo está basada en el sabor del alimento en concreto, sino que han afectado muchos agentes externos sin darnos apenas cuenta.

La publicidad no sólo juega un papel importante como promoción de un producto, también lo hace en el mismo supermercado. El color de la etiqueta, el tamaño de las letras o incluso la localización dentro del propio supermercado son factores que nos invitan a adquirir un producto y no otro.

El envase es fundamental, algo muy importante que nos ayuda a tomar la decisión en el último momento. Y es que seguro que os ha pasado en más de una ocasión que, dependiendo de lo apetitoso que parezca el producto aunque sea en la caja, habéis elegido un producto o no.

Pues bien, nosotros hoy te traemos una recopilación de 20 envases que jugaron sucio y engañaron más de la cuenta al consumidor, vendiendo un producto que nada tiene que ver con la realidad.

 1. Por esto siempre hay que leer la letra pequeña

 2. Envases que se contradicen

 3. Frutas colocadas estratégicamente

 4. Alguien ha hecho las cuentas mal

 5. Cuando pagas más tener más cantidad y en realidad la cantidad es la misma

 6. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

 7. “Con dos palas de pasas”… Y no llega a media

 8. Pensabas que era una pizza de pepperoni pero en realidad sólo es media pizza de pepperoni

9. Cuando compras unas gamas pensando que son grandes… pero no

 10. Doble nacionalidad

 11. Delicioso relleno del sándwich, aunque un poco escaso

 12. ¿Piolín?

 13.  “Sandía sin semillas”

 14. Quién dice con pepitas de chocolate, dice una pepita de chocolate

 15. ¿Nuevo tamaño mayor?

 16. Que decepción al quitar el envoltorio

 17. Pensabas que te ibas a comer un gran trozo de pizza, pero no

 18. Parece  un bote con mucho pescado, pero sobra espacio en su interior

 19. Esas galletas que dicen que se parten por la mitad

 20. Apetitosa pizza, ¿verdad?

Fuente: Boredpanda