En cualquier cocina que se precie hay un estante lleno de tarros de cristal. A medida que pasa el tiempo los vamos guardando y reciclando para conservar comida o para servir de manera original nuestros batidos más selectos.

Muchos de los productos que consumimos habitualmente vienen en este tipo de tarros, así que no necesitamos mucho tiempo para conseguir una buena selección. Tanto es así, que muchas veces ya acabamos desechando este tipo de envases porque vemos que no nos hace falta más cantidad, a no ser que lo utilicemos para fines totalmente diferentes.

Y es que si bien es cierto que estos tarros son geniales para conservar comida, también pueden servir para otras muchas cosas, relacionadas o no con los alimentos. Por nuestra parte queremos darte algunas ideas originales para que te pongas manos a la obra y recicles todos los tarros que quieras, consiguiendo así cosas útiles para tu día a día.

Aquí van 15 ejemplos inspiradores muy fáciles de hacer:

1. Llena los tarros con agua, algunas frutas cítricas y hierbas aromáticas. Pon una vela flotante encima y ya tienes un ambientador y una pieza de decoración

2. Pinta los botes como más te gusten y utilízalos como lapiceros

3. También pueden ser el molde perfecto para tus tartaletas

4. Crea tu propio kit de costura poniendo una almohadilla en la tapa, así no se te perderán los alfileres

5. Haz un comedero para pájaros y ponlo en el exterior de tu casa

6. Unas lámparas muy originales

7. Un dispensador de toallitas de papel para que el resfriado no te pille desprevenido

8. Pon elementos marinos y agua en el interior y crea un diminuto acuario decorativo

9. Personaliza su exterior acorde con tu mascotas y almacena en él sus golosinas favoritas

10. Hacer tu propio dispensador de jabón es muy sencillo

11. Crea tu propio terrario personalizado

12. Los tarros pueden ser un buen complemento para nuestro kit de picnic

13. Personaliza tu baño

14. Pequeños maceteros

15. O incluso pequeños floreros

Fuente: boredomtherapy