El maquillaje se ha convertido en un complemento más que utilizamos a diario para resaltar nuestros rasgos más significativos. Utilizamos el maquillaje para vernos más guapos, con unos ojos más grandes, una piel más perfecta, o unos labios más carnosos.

Los productos de belleza nos ayudan a ocultar las imperfecciones y, dependiendo de nuestro gusto, lo utilizaremos en mayor o menor medida. Hay un debate abierto sobre el uso del maquillaje y la exaltación de la belleza a través de lo “artificial” en vez de lo natural, aunque nosotros hoy no queremos entrar en eso.

Nosotros creemos que cada uno puede utilizar el maquillaje como prefiera y que resaltar la belleza con un poco de ayuda es de lo más habitual. Sin embargo, también creemos que lo más importante de todo es que nos cuidemos para que nuestro cuerpo esté sano y bello. Resaltar aún más nuestra belleza puede hacerse de manera natural, sin maquillaje ni productos, utilizando algunos trucos que conseguirán, directamente, que tengamos una piel más tersa, un pelo con más brillo y una sonrisa más blanca.

Cuidarnos es fundamental, y si además queremos añadir un poco de maquillaje, perfecto. Eso sí, nosotros hoy dejamos las sombras de ojo a un lado para centrarnos en la salud de nuestro cuerpo y cómo podemos mimarlo en nuestro día a día. ¡Comenzamos!

1. La importancia de las cejas

Es increíble lo que afecta a la expresión facial nuestras cejas, y eso no hay maquillaje que lo arregle. Déjate asesorar por expertos para saber qué forma le va mejor a tu cara.

2. El cuidado de los ojos

Puedes tener unas pestañas llamativas sin aplicar máscara. Puedes utilizar el rizador para darles forma, notarás que parecen más largas sin ningún producto añadido.

Por otra parte, hidrata la piel que tienes alrededor de los ojos y aplica de vez en cuando compresas frías de té verde, que ayuda a bajar la inflamación. Para evitar las ojeras es importante cuidar la alimentación, sobre todo el hierro y la Vitamina B.

3. Una sonrisa blanca

Siempre podemos recurrir a los blanqueamientos profesionales, pero si tenemos un tono blanco, basta con tener el mantenimiento adecuado. Bebidas como el vino o el café destiñen el esmalte de los dientes, así que es importante que los lavemos bien después de tomar ese tipo de productos, hazlo con pastas blanqueadoras. Y por supuesto, fuera tabaco.

4. Los labios

Tener los labios hidratados es muy importante, incluso podemos exfoliarlos de vez en cuando. Utiliza vaselina para evitar que se resequen en verano o invierno y de vez en cuando masajéalos con un poco de azúcar humedecida. ¡Funciona!

5. Cuidado del pelo

El pelo forma parte de nuestra imagen y conjunto, así que cuidarlo es tan importante como hidratar nuestra piel. Nuestro corte y color son primordiales y para ello podemos dejarnos aconsejar por expertos, que dirán lo que va bien con la forma de nuestra cara y nuestros rasgos.

Corta asiduamente las puntas abiertas y consigue un pelo más brillante utilizando aceite de coco, que también nos ayuda con la caspa o sequedad.

6. Protección solar

La mayoría de personas no es consciente del peligro que supone tomar el sol sin protección. Los rayos ultravioletas hacen que nuestra piel se envejezca rápidamente, que aparezcan más arrugas o incluso provocarnos cáncer de piel. Usa protección solar siempre que te expongas al sol y en verano incluso para salir a la calle.

7. Mima la piel

La apariencia de la piel es fundamental, y una forma de mimarla es lavándonos bien la cara para así nunca dormir con restos de maquillaje o cualquier producto similar. Hazte mascarillas de vez en cuando, por ejemplo de arcilla blanca, y también puedes exfoliarla con cierta frecuencia. Mantenerla hidratada es muy importante, eso sí, con una crema que se adapte al tipo de piel que tienes.

8. Lo que nos puede ayudar el sueño

Las horas de sueño condicionan mucho al estado, no sólo de nuestra mente, también de nuestro cuerpo. La piel, el pelo, las bolsas de los ojos… todo se ve afectado según las horas que dormimos. Organízate para dormir al menos 7 horas diarias.

9. La alimentación

Igual de importante es la comida que el sueño. Si tenemos granos, por ejemplo, posiblemente puedan reducirse si mejoramos la alimentación, así como el color de nuestra piel, la fuerza de nuestro pelo o uñas, etc.

10. Ayúdate con la ropa y su color

Dependiendo de nuestros rasgos habrá unos colores que nos sienten mejor o peor. Resalta el color de tus ojos, de tu pelo o el tono de tu piel utilizando ropa de un color determinado. Es un pequeño detalle que muestra una gran diferencia.

Fuente: genial.guru