El sobrepeso es algo bastante común hoy en día, y ponerle solución no siempre nos resulta tan sencillo como nos gustaría. Mantener una dieta sana y saludable es lo mejor que podemos hacer para mantener nuestro peso ideal, comer de todo y mantenernos sanos por dentro y por fuera.

Sin embargo, si nos encontramos en una situación de sobrepeso, aunque no sea mucho, generalmente intentamos variar nuestros hábitos alimenticios para reducir el número de calorías que consumimos, las grasas saturadas, y todo aquello que nos haga engordar aún más.

Lo mejor que podemos hacer si queremos bajar de peso es acudir a un especialista que nos elabore una dieta variada que se adapte a nosotros. No obstante, si no tenemos que adelgazar mucho generalmente variamos nuestra propia dieta hasta conseguir el peso ideal, pero ¿crees que lo haces correctamente?

Hoy te enseñamos 10 errores muy comunes que cometemos a la hora de hacer dieta, errores que pueden llevarnos a no cumplir nuestros objetivos como nos gustaría. ¡Toma nota!

1. Comer menos

Nunca se debe confundir hacer dieta con comer menos, ya que esto no sólo es incorrecto sino que además contraproducente. Todos los expertos recomiendan hacer 5 comidas, de lo contrario llegamos con demasiada hambre a la siguiente y generalmente no controlamos la cantidad. Además, cuantas más comidas hacemos, más rápido funciona nuestro metabolismo.

2. Fiarnos de los envases

Las marcas de alimentos tienen muy estudiado cuáles son las costumbres de los consumidores y tienen demostrado que un envase que parezca saludable atrae a muchas más personas, aunque el producto en sí no sea saludable ni bajo en grasa.

Las cosas “light” o aquellas con aspecto saludable nos invitan a abusar más de ellas, cuando en realidad pueden hacernos el mismo daño. Revisa bien los envases y lee la información nutricional de cada alimento, sólo así sabrás cuánto de sano es.

3. No controlamos la sal ni el consumo de alcohol

Los productos más típicos que intentamos evitar cuando hacemos dieta son los hidratos de carbono, las grasas, el azúcar, etc. Sin embargo, poco cuidado se tiene con la ingesta de sal, que provoca la retención de líquidos, o el consumo de alcohol, que también nos engorda.

4. No todas las calorías son iguales

Incluir más verdura es fundamental, ya que si consumimos productos de pocas calorías pero que son grasas, no ayudaremos a nuestro metabolismo igual que si consumimos una verdura o fruta con las mismas calorías.

5. Ingerir pocos líquidos

Tenemos que hidratarnos correctamente y para ello debemos beber como mínimo 2 litros de bebidas sin calorías al día. Puede ser agua, una infusión (sin edulcorantes), limonada, caldo, etc.

6. No planificamos nuestras meriendas

El almuerzo y la merienda, las comidas menos ostentosas, deben estar tan planificadas como el resto, de lo contrario podemos caer en la tentación de alimentos “prohibidos” y echar por la borda todo nuestro trabajo.

7. Comer con prisas

Es importante que comamos con cierta calma para que a nuestro cuerpo le de tiempo a saciarse. Se calcula que nuestro organismo tarda entre 20 y 40 minutos en tener esa sensación, si en ese tiempo comemos muchos productos rápidamente, consumiremos mucho más de lo que realmente necesitamos.

8. Evitar desayunar

Como dijimos antes, es importante no saltarse ninguna comida, tampoco el desayuno. El cuerpo funciona con la energía que consume en el desayuno, si no le acostumbramos a desayunar, nuestro cuerpo reservará las anteriores comidas en forma de grasa para poder funcionar.

9. No dormir lo suficiente

El descanso es fundamental para que nuestro metabolismo funcione como debería. Si dormimos mal nuestro cuerpo requerirá más comida para conseguir la energía que necesitamos.

10. No hacer suficiente ejercicio

Hacer ejercicio a la vez que hacemos dieta es fundamental para quemar grasas. Puedes comenzar andando una hora diaria y subir la intensidad poco a poco.

Foto de portada: Pixabay
Fuente: LaBioguia, Entremujeres